Quantcast
Americas
21 Mar 2017

Una luz de esperanza para las aves marinas

Una nueva luz de esperanza se abrió la semana pasada para las grandes aves marinas cuando Argentina estableció el uso de medidas para evitar su muerte en pesquerías.

Grandes aves marinas como el albatros errante se salvarán gracias a las nuevas medidas del gobierno argentino © vladsilver/Shutterstock
Grandes aves marinas como el albatros errante se salvarán gracias a las nuevas medidas del gobierno argentino © vladsilver/Shutterstock
By Francisco González Táboas & Leo Tamini, Aves Argentinas

Una nueva luz de esperanza se abrió la semana pasada para las grandes aves marinas cuando Argentina estableció el uso de medidas para evitar su muerte en pesquerías.

No son fáciles los días en el Atlántico Sur. Arriba del barco la vida es dura. El mal tiempo, las olas de varios metros de altura y el constante movimiento hacen más difíciles las tareas de los marineros. Los días, semanas y meses lejos de las familias se acumulan y hacen que la tierra firme sea un bien muy codiciado. Sin embargo la mayoría de estos hombres –y mujeres- de a bordo aman el mar. Aman sus peces, que les dan trabajo y el sustento para vivir. Y aman también a las aves. Los inmensos e imponentes albatros y petreles son, junto con delfines y ballenas, fieles compañeros de los días en alta mar.

 

Y no son pocas las veces en que tienen que ver morir o sacrificar a alguna de estas aves, que quedan enganchadas en los cables de arrastre de las redes. De hecho son muchas. Se calcula que cada año mueren entre 9 mil y 18 mil albatros de ceja negra Thalassarche melanophrys, sólo en las treinta embarcaciones congeladoras argentinas que pescan merluza.

De la mano del Albatross Task Force Argentina de Aves Argentinas (BirdLife en el país), los trabajadores de los barcos han aprendido a reconocer e identificar a cada una de las especies: el albatros ceja negra Thalassarche melanophris, el petrel damero Daption capense, el petrel gigante del sur Macronectes giganteus, el albatros corona blanca Thalassarche cauta, el albatros real del sur Diomedea epomophora y, por supuesto, el rey de los mares, el albatros errante Diomedea exulans, entre otras, son parte de la variada avifauna de esos gélidos mares.

Los petreles también se beneficiarán de las medidas. En la foto, dos especies: el petrel gigante del sur y el petrel gigante oscuro  © Leo Tamini

Cada muerte de uno de ellos duele. Sin embargo también han aprendido que se pueden hacer cosas para evitar que estas aves mueran durante la pesca. Las líneas espantapájaros son un aliado de gran valor. Evitan que miles y miles de albatros y petreles mueran. Biólogos, técnicos y marineros han aprendido juntos a colocarlas, usarlas y a mejorarlas.

Esta semana, todos –incluidas las aves marinas- han recibido con alegría una gran noticia en Argentina: el Consejo Federal Pesquero, el organismo que regula la pesca y la actividad de los buques pesqueros en ese país ha establecido que el uso de las líneas espantapájaros sea una práctica oficial, voluntaria hasta el 1° de mayo de 2018 y obligatoria a partir de esa fecha.

En los últimos meses el Albatross Task Force Argentina de Aves Argentinas, con el apoyo de la Subsecretaría de Pesca de la Nación, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), la Universidad de Mar del Plata (IIMyC–CONICET) y la Fundación Vida Silvestre Argentina, desarrolló el proyecto de resolución para el uso de las líneas espantapájaros en buques arrastreros congeladores merluceros, que fue aprobado por unanimidad la semana pasada por los integrantes del Consejo Federal Pesquero.

Esta noticia, en la que Aves Argentinas ha trabajado fuertemente en el último tiempo significa un gran objetivo de trabajo cumplido y una gran esperanza para las aves marinas que todos los amantes de las aves y la naturaleza del planeta debemos celebrar. Las aves marinas no conocen de fronteras, y un albatros que se salva de morir los mares de Argentina puede estar a los pocos días deleitándonos la vista en Nueva Zelanda. Las aves marinas nos unen, y esta gran noticia también.

Pescadores trabajando con un instructor de la Albatross Task Force, Nahuel Chavez  © ATF Argentina