Quantcast
Americas
9 Mar 2017

La Laguna Mar Chiquita se convertirá en Parque Nacional

Mar Chiquita es el mayor lago salino de Sudamérica, un humedal de importancia interancional y ahora en proceso de convertirse el mayor Parque Nacional de Argentina.

Espátula rosada en la laguna Mar Chiquita, Argentina © Pablo Rodríguez Merkel
Espátula rosada en la laguna Mar Chiquita, Argentina © Pablo Rodríguez Merkel
By Francisco González Táboas, Aves Argentinas

Verdaderas “nubes” de hasta medio millón de falaropos comunes Phalaropus tricolor cubren el cielo casi hasta tapar el sol. El horizonte se torna de color rosado gracias a los 100.000 flamencos australes que viven y nidifican allí. El dorado de los pastizales, que protegen al enigmático aguará guazú, obliga a achicar las pupilas de los ojos. El agua lo cubre todo hasta donde llega la vista, pero los sonidos y colores de las aves se interponen en un festival para los sentidos capaz de conmover a cualquier ser humano: un verdadero “mar de naturaleza”.

Así son los días en la laguna de Mar Chiquita y los bañados del Río Dulce, el mayor lago salino de Sudamérica, que es nada menos que un humedal de importancia según la convención de Ramsar y una de las cinco Áreas importantes para la conservación de las aves que se encuentran en peligro (IBAs in Danger, por su nombre en inglés) en Argentina. 

Hace algunos años Aves Argentinas (BirdLife en Argentina) se propuso trabajar para lograr la conservación efectiva de muchas de sus IBAs, en especial a aquellas que estaban en peligro. Así se hizo hace 3 años con la meseta del Lago Buenos Aires, fundamental para el futuro del macá tobiano Podiceps gallardoi que hoy es en gran parte el Parque Nacional Patagonia.

Esta vez fue el turno de Mar Chiquita. Que aunque actualmente tiene una figura de Reservas de Usos Múltiples, tiene varios problemas de desmonte, uso no planificado de los recursos hídricos y del turismo y caza ilegal que la afectan. Así fue que Aves Argentinas, con el Parque Nacional en el horizonte, comenzó los trabajos en la zona, identificando áreas fiscales que pudieran sumarse al área protegida y consiguiendo donantes para eventuales compras de tierras.

Además de reuniones con los actores locales, investigadores, educadores ambientales, el Club de Observadores de Aves y pobladores. De a poco, la idea fue tomando forma y fuerza.

El paisaje del chaco es muy diverso. En la imagen, una Bandurrita chaqueña © Pablo Rodríguez Merkel

Subscribe to Our Newsletter!

Los gobiernos provincial y nacional se entusiasmaron con el proyecto. La Administración de Parques Nacionales dio el visto bueno y el lunes 6 de marzo todas las partes firmaron un convenio para comenzar a trabajar en la creación del nuevo Parque Nacional – que podría superar las 700.000 hectáreas, que será una de las joyas del sistema nacional de áreas protegidas: uno de los sitios con mayor densidad de aves del país sin dudas será un punto clave para el turismo de observación de aves en particular ya que hoy mueve a más de 40.000 extranjeros cada año en Argentina - y de naturaleza en general. También es una posibilidad de desarrollo económico concreta para una región del país postergada. En el marco de ese convenio Aves Argentinas integra un comité asesor junto con la organización local Yaku Sumaq y representantes de la Universidad Austral.

Y sin dudas es una posibilidad de un futuro auspicioso para la aves migratorias: chorlos y aves playeras como los falaropos, el playero rojizo Calidris canutus rufa, la becasa de mar Limosa haemastica o el chorlo pampa Pluvialis dominica se congregan allí en grandes números.

Chorlito de Collar © Pablo Rodríguez Merkel

En los pastizales del norte de los bañados habitan especies raras y poco conocidas como el burrito negruzco Porzana spiloptera, el atajacaminos ala negra Eleothreptus anomalus, el espartillero enano Spartonoica maluroides, el tachurí canela Polystictus pectoralis y el doradito pardo Pseudocolopteryx dinelliana.

En los pocos relictos de montes chaqueños  que quedan en las márgenes Sur y Este de la laguna – las zonas más castigadas por el avance de la agricultura - aun subsisten aves amenazadas por el tráfico de fauna como la reinamora grande Cyanoloxia brissonii y hasta podrían quedar los cada vez más escasos cardenales amarillos Gubernatrix cristata.

Además, el convenio firmado entre la Nación y la provincia deparó otra buena noticia, ya establece también el trabajo conjunto para la creación de otro nuevo Parque Nacional en la estancia Pinas, un predio de 100.000 hectáreas del ambiente chaco seco en buen estado de conservación, en el oeste de la provincia de Córdoba.

Allí hay poblaciones de águila coronada Buteogallus coronatus entre muchas otras especies de aves e incluso alberga las últimas poblaciones de guanacos Lama guanicoe de la provincia, y se descubrió allí hace poco tiempo la presencia del chancho quimilero Catagonus wagneri una especie en peligro que se creía extinta hasta hace no muchas décadas.

Aves Argentinas, en el marco de los festejos de su centenario, y la comunidad de miembros de BirdLife celebran estas buenas noticias que son fruto del trabajo en red y de los socios y amantes de las aves y que es, sin dudas, una noticia genial para las aves y la naturaleza.