17 Jan 2020

La Reinita de Canadá y una iniciativa de conservación sin fronteras

La Asociación Calidris lidera en Colombia una iniciativa para proteger a la Reinita de Canadá (Cardellina canadensis), un ave migratoria que viaja más de 10 mil kilómetros cada año, desde Canadá y Estados Unidos hasta los bosques de Sudamérica.

Cardellina canadensis © Steve Jones
By Emilia Ulloa

Cada año, ocurre uno de los eventos más maravillosos de la naturaleza: la migración de las aves. De las aproximadamente 11.000 especies de aves que existen, 1 de cada 5 se considera migratoria. Estas viajeras de la Tierra recorren miles de kilómetros cada año, entre sus lugares de cría y sus refugios de invierno.

Algunas especies realizan viajes realmente increíbles: este es el caso de Cardellina canadensis, un ave que traza rutas de más de 10 mil kilómetros cada año desde Canadá y Estados Unidos hasta los bosques de Sudamérica a países como Colombia, Ecuador, Venezuela y el Norte de Perú.

La Reinita de Canadá, como se la llama comúnmente, se caracteriza por poseer unas rayas negras, a manera de collar, que bordean la parte superior de su pecho, donde su plumaje se torna de tonos amarillos brillantes, mientras que plumas de color gris cubren su cabeza y su torso.

A finales de mayo, esta pequeña ave llega a los bosques boreales de Canadá para comenzar su temporada de reproducción. Las hembras ponen entre cuatro a cinco huevos y la incubación dura aproximadamente dos semanas. La especie comienza su migración hacia el sur entre julio y agosto, y durante el invierno, Cardellina pasa en el noroeste de América del Sur, en los bosques húmedos y nubosos. Es insectívora y se alimenta principalmente de insectos voladores como mosquitos, mariposas y polillas.

En los últimos cincuenta años, sus poblaciones han disminuido en un 70% © Andrew Spencer

 Si bien Cardellina canadensis no es una especie amenazada, sus poblaciones han disminuido aproximadamente en un 70%, en los últimos cincuenta años.  Este hecho preocupó a biólogos e investigadores de la Asociación Calidris, socio de Birdlife International en Colombia, y durante el Congreso Mundial de BirdLife en Ottawa en junio de 2013, decidieron unir esfuerzos con otras organizaciones internacionales y lanzar una Iniciativa para la conservación de la reinita de Canadá, para hacer frente a la disminución de esta especie.

Subscribe to Our Newsletter!

Esta gran iniciativa recibió el apoyo de Swarovski Optik, el Programa Internacional del Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el Servicio Canadiense de Vida Silvestre Enviroment Canada y Swarovski Optik.

Eliana Fierro, Bióloga de la Asociación Calidris, explica que actualmente las amenazas que enfrenta la Reinita de Canadá son diferentes en las zonas de reproducción y en sus refugios de invierno: en sus sitios de reproducción esta ave se ve afectada principalmente por agroquímicos, “los agroquímicos están perjudicando los insectos de los que ella se alimenta. Mientras que aquí, en la zona de invernada, el principal problema es la reforestación. Cuando estas aves llegan a Suramérica utilizan los bosques, más o menos entre 500 y 2000 metros de elevación, y claro, muchas veces llegan y resulta que ya no hay bosque”.

Por su amplio rango de distribución, los esfuerzos para proteger a la Reinita de Canadá deben atravesar fronteras. Por esta razón, entre el 2004 y el 2017, alrededor de 30 organizaciones de todas las Américas decidieron unir esfuerzos y elaborar un Plan de Acción para la conservación de la Reinita de Canadá en su ciclo de vida completo (Canada Wabler Full-life cycle action plan). Eliana Fierro señala que “el plan inició primero en las áreas reproductivas por Nature Canadá y Birdlife, luego decidimos incluir a las zonas de invernadas y se empezó la construcción de este plan de acción de ciclo completo para la especie” En este proceso, Calidris se transformó en el guardián de la Reinita en Colombia, recuerda Eliana.

Este plan fue construido a partir de la evaluación del impacto de las amenazas en cada país y región de las Américas, lo cual permite que el plan se implemente en cada país, pero tenga un impacto en todo el rango de la especie.

Tras haber elaborado el Plan de Acción para la Reinita, el trabajo de la Asociación Calidris se enfocó en visibilizar a esta ejemplar emplumado, no solo entre los observadores de aves, sino también entre los propietarios de predios que reciben a la especie cada año.

“Actualmente estamos trabajando en la Cordillera Occidental de Colombia en dos localidades muy específicas, una se llama Dapa - Chicoral y la otra Villa Carmelo”, explica Eliana Fierro. La vereda Chicoral o Alto Bitaco se encuentra en la parte más alta del corregimiento de Bitaco en el municipio de La Cumbre, Valle del Cauca, sobre la vertiente del Pacífico de la cordillera Occidental.

Lo primero que los biólogos hicieron fue reunirse con los propietarios de los predios de las dos localidades y contarles quien es Cardellina canadensis, hablarles sobre su ecología, sus rutas migratorias y porque sus tierras son importantes para conservar a la especie.

A partir de este primer acercamiento, se desarrollaron talleres y reuniones periódicas con los propietarios de los predios. “Entonces a partir de estos encuentros, ellos decidieron que hacer con sus propiedades, vieron donde se debía plantar árboles, como querían mejorar sus tierras, o de pronto utilizar cercas vivas”, comenta Eliana Fierro. En noviembre de 2019, llegaron a un acuerdo y decidieron sembrar alrededor de 800 árboles en las dos localidades, un proyecto que representa una oportunidad de conservación para esta especie.

En el 2019 se sembraron 800 árboles en las localidades de Dapa - Chicoral y Villa Carmelo, en Colombia. ©  Asociación Calidris

Así es como la reinita de Canadá se ha transformado en una amiga inseparable para los propietarios de los predios que la reciben cada año. Sus viajes épicos son inspiración para ellos, que ahora se identifican con esta pequeña emplumada y reconocen de donde viene, cuánto tiempo se queda y cuando se va.

“La reinita puede ser vista como una especie sombrilla y puede beneficiar al resto de la comunidad de aves. A la gente le parece muy increíble que un pajarito tan chiquito pueda viajar tanto y llegar desde allá”, concluye Eliana Fierro.