Quantcast
Americas
16 Jun 2017

Un mural contra el tráfico de fauna en la feria de Pompeya, Buenos Aires

En el marco de los festejos por el Día Mundial del Medio Ambiente, más de 200 personas, socios y voluntarios de la organización Aves Argentinas realizaron el pasado domingo 11 de junio un mural contra el tráfico ilegal de fauna silvestre en Pompeya.

© Aves Argentinas
© Aves Argentinas
By Francisco González Táboas, Aves Argentinas

En el marco de los festejos por el Día Mundial del Medio Ambiente, más de 200 personas, socios y voluntarios de la organización Aves Argentinas (socio de BirdLife) realizaron el pasado domingo 11 de junio un mural contra el tráfico ilegal de fauna silvestre en Pompeya, Argentina.

La actividad tuvo lugar en un muro en la esquina de las avenidas Perito Moreno y Sáenz de Buenos Aires, lugar donde históricamente se congregan cada fin de semana los vendedores ilegales de aves, tortugas y lagartos.

Allí, ante la atenta mirada y algunos insultos de algunos de los vendedores ilegales que rápidamente se dispersaron, un grupo - liderado por los artistas Katalina Guerrico, Rosana Rodríguez, Amalia Suárez y Gonzalo Álvarez -, vecinos y voluntarios realizaron el mural de 45 metros cuadrados que ilustra algunas de las especies más comercializadas junto con la frase “No compres animales silvestres. Disfrutalos en libertad”.

De la actividad participaron, además, el actor televisivo Federico Amador, el fiscal Matías Michenzi de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental del Ministerio Público Fiscal y varios comerciantes y vecinos de la zona preocupados por la venta ilegal y el maltrato de los animales que allí se comercializan, quienes a lo largo de toda la tarde del este domingos fueron dando forma y color al mural.

El tráfico ilegal de fauna silvestre es uno de los negocios ilegales que más dinero mueve en el mundo junto con el narcotráfico, la trata de personas y la venta de armas. Se estima que el comercio ilegal de especies silvestres mueve cerca de 10.000 millones de dólares al año y para muchas especies es su principal amenaza.

En nuestro país, especies como el cardenal amarillo o el tordo amarillo sufren una presión de caza tal que los pone en peligro de extinción. Otras especies también traficadas son el loro hablador, la reinamora grande, el pepitero de collar, las distintas especies de capuchinos, el cardenal común o de copete rojo y el jilguero dorado. Fuera del grupo de las aves, las tortugas terrestres son de las especies de vertebrados más comercializadas junto con lagartos, comadrejas, boas y hasta zorros.

Por otro lado, el tráfico de fauna produce la muerte de miles de animales al año que fallecen en los distintos puntos de la cadena de tráfico. El hacinamiento, las condiciones de traslado, lastimaduras e infecciones durante los traslados se estima que producen la muerte a 9 de cada 10 animales capturados.

Aves Argentinas y su programa Tráfico de Fauna trabajan detectando sitios de venta ilegal, relevando y realizando informes y asistiendo y capacitando a organismos de control como fuerzas de seguridad y fiscalías. En las últimas 5 semanas, el programa Tráfico de Fauna de Aves Argentinas intervino en 3 decomisos y dos liberaciones de individuos rehabilitados.

Aves Argentinas es la organización ambiental más antigua de Latinoamérica, que con 100 años de trayectoria y junto a sus más de 3000 socios, trabaja para salvar las aves silvestres y la naturaleza de la Argentina, buscando estimular en las personas la pasión por las aves.

El mural se realizó con el apoyo y la colaboración de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental del Ministerio Público Fiscal y del Ministerio de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.