A flote en un paraíso viviente

By SOPI, Wed, 25/08/2010 - 05:53
Recorrer los canales de mangles de lo que antes era Roosevelt Roads es ponerse en contacto con un trozo de naturaleza casi virgen. El sonido de una corneta tipo minivuvuzela emparentada con claxon de camión de basura rasgó ese sabroso estado de hipnosis al que inducen el arrullo de las olas y la tranquilidad aromatizada con salitre que se respira en una mañana de sábado con cielos azules. No sólo eso, sino que puso fin a las conversaciones de los corrillitos y los preparativos que estos realizaban, ya casi terminados. Hora de las instrucciones finales.
“Muy bien. El mar está bueno, así que parece que tendremos un gran recorrido. Recuerden alzar la mano y dejarla arriba, o cruzar los remos, si hay una emergencia”, dijo Alberto Perdomo, uno de los líderes de la aventura. “Y vayamos sin prisa, que vamos a llegar”.
Pero precisamente fue con mucha avidez que los más de veinte kayaks invadieron las olas de la playa Los Machos en dirección a los canales de mangles, localizados dentro de lo que constituía la Base Naval de Roosevelt Roads, todos como participantes del programa de excursiones que realiza el Sierra Club, capítulo de Puerto Rico. Vista desde el cielo, esta zona de pantanos, ciénagas, humedales y mangles adquiere un color marrón acaramelado que podría ser producto de la dulzura que la madre naturaleza, entre la sal marina, vertió sobre los organismos que habitan en este santuario de vida. Este litoral incluye unas 26 especies raras, endémicas, vulnerables o en peligro de extinción, como el manatí antillano (Trichechus manatus), la mariquita (Agelaius xanthomus), la boa puertorriqueña (Epicrates inornatus), el árbol cobana negra (Stahlia monosperma) y tres especies de tortugas marinas: el carey de concha (Eretmochelys imbricata), el tinglar (Dermochelys coriacea) y la tortuga verde (Chelonia mydas), según el Sierra Club. Por más de un siglo, esta y otras playas adyacentes, los canales, los humedales y otras maravillas de la naturaleza tropical boricua fueron protegidas y permanecieron fuera del alcance de la mayoría de los puertorriqueños, aunque en la excursión de este día 42 puertorriqueños tendrían la oportunidad de adentrarse en un espectacular ecosistema de manglar en estado prístino. Pero el cierre de la base de la Marina en Roosevelt Roads ocurrido en 2004, su traspaso al Gobierno de Puerto Rico y los planes gubernamentales de desarrollar, mediante Alianzas Público Privadas, proyectos turísticos y residenciales con casinos, centros comerciales y muelles para cruceros -como se propone con Riviera del Caribe-, parecerían representar una amenaza directa o indirecta a este irremplazable y sensitivo hábitat...(continúa aquí). Fuente original de la noticia: elnuevodia.com por Joel Ortiz Rivera. Foto: La Mariquita (Agelaius xanthomus) especie amenazada y endémica de Puerto Rico, asociada al ecosistema de manglar. Por: Alejandro Sánchez (www.Arkive.org) El sitio natural descrito en esta noticia es un Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA) en Puerto Rico. La Sociedad Ornitológica Puertorriqueña Inc. (BirdLife en Puerto Rico) implementa el Programa de las IBA desde el 2001. Dicho programa es participativo y colaboran voluntarios, miembros de la SOPI, representantes de agencias gubernamentales y federales, y de organizaciones no gubernamentales. Conoce más sobre labores de conservación de la SOPI aquí.

Americas

Add new comment

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Read more news