Quantcast
Americas
1 Nov 2016

El cauquén colorado de la Patagonia, en situación crítica

Cauquén colorado © Silvia Vitale
Cauquén colorado © Silvia Vitale
By Lali Fassola, Patagonia Programme Coordinator at Aves Argentinas

¿Unidades de manejo? ¿Unidades de conservación? ¿Nuevas especies? Mientras decidimos cuál de estos términos es el más apropiado para este caso, un grupo de menos de 1000 cauquenes con aspectos ecológicos y genéticos únicos se enfrentan a una situación crítica en la estepa magallánica del sur de la Patagonia. 

Los cauquenes colorados Chloephaga rubidiceps que habitan sectores continentales sufrieron junto a otras especies de cauquenes el impacto de medidas de control oficiales desarrolladas durante el siglo XX que llevaron sus números a una situación alarmante, casi al mismo tiempo que problemas corrientes como la pérdida de hábitat y el efecto de las especies introducidas se volvieron evidentes en su principal área reproductiva y coartaron la capacidad de resiliencia de este grupo.

Los cauquenes colorados, que a menudo fueron descritos como el más numeroso en la estepa magallánica en el sur de Patagonia, ha evidenciado una disminución poblacional del 90% desde comienzos del siglo XX, menciona el trabajo de Natalia Cossa y colaboradores (Bird Conservation International, 2016). Durante los últimos 40 años, la población en este área parece haberse mantenido en menos de 800 individuos según muestran los datos recopilados en este trabajo de revisión que incluyó bibliografía científica y técnica en relación a la población continental.

Por otro lado, los autores afirman que la reproducción parece estar tan deprimida que en algunos sitios donde estos animales antes reproducían frecuentemente, se tardó 25 años en volver a registrar un evento de reproducción. El trabajo además analiza, a partir de la bibliografía existente, cuales han sido las acciones sugeridas en las últimas décadas para favorecer su conservación desde que la especie fuera declarada protegida y las comparan con las han sido concretamente llevadas adelante. Estas acciones que los autores agruparon entre acciones de investigación, manejo y educación, también tenían enfoques diferentes.

Mientras que las medidas que involucraban la protección de individuos en áreas de invernada, se enfocan en la preservación de los adultos reproductores, las medidas sugeridas para las áreas de veranada se enfocan directamente en la recuperación de las tasas reproductivas, principalmente a través de la restauración del ambiente y las condiciones para la reproducción (i.e. control de predadores). También encontraron que la mayoría de las acciones sugeridas que habían sido cumplidas eran aquellas que tenían que ver con investigación y educación, mientras que aquellas que tenían que ver con acciones de conservación directa sobre la especie o su ambiente, aún se encontraban sin iniciativa. Los autores concluyeron, que si las medidas de manejo directo no son desarrolladas en lo inmediato, la persistencia de este grupo continental de cauquenes colorados depende exclusivamente de la persistencia de los adultos que anualmente se observan.

Aves Argentinas defiende que las medidas tendientes a favorecer y aumentar los eventos reproductivos deben encararse de manera urgente para asegurar la recuperación de la población continental.

¿Pero que pasaría en caso de que la tendencia a la disminución persiste? ¿Si en ausencia de iniciativas de manejo, este grupo simplemente sigue desapareciendo? ¿Podría ser ‘rescatado’ por la población residente en las Islas Malvinas (Falkland Islands)?

Subscribe to Our Newsletter!

Cecilia Kopuchian y los coautores de un artículo recientemente publicado (Journal of Biogeography, 2016) demuestran que no hay posibilidad de recuperación por inmigración de individuos insulares, o que esto tendría una probabilidad muy baja. Valiéndose de herramientas moleculares, estos autores determinaron que el grupo migrante continental y el sedentario insular divergieron en algún momento del Pleistoceno Medio-Tardío y que desde entonces no ha habido flujo génico entre las poblaciones. Es decir, los autores han encontrado evidencias en el material genético que muestran que en el último millón de  años los cruces de individuos a través de c.450 km en dirección hacia el archipiélago Malvinas (Falkland Islands), y a la inversa, de haber ocurrido han sido muy poco frecuentes y que esto explicaría las diferencias morfológicas, ecológicas y comportamentales evidentes entre ambos grupos.

Aquí cabe preguntarse, ¿dejaremos desaparecer el grupo continental mientras tratamos de decidir si al día de hoy ambas poblaciones pertenecen a especies diferentes, o priorizaremos la persistencia de la biodiversidad (ya comprobada) por encima de cuestiones de terminología?