Americas
14 Dec 2018

23 cóndores mueren por envenenamiento en Argentina

En las provincias de Neuquén y Santa Cruz –Patagonia, Argentina– se registró la muerte de 23 cóndores andinos (vultur gryphus) a causa de un fuerte pesticida, cuya venta está prohibida en el país.

© Aves Argentinas
By Samantha Moreno

La última semana de octubre, al menos 23 cóndores andinos (vultur gryphus) murieron por envenenamiento en la Patagonia Argentina.  Sus restos fueron encontrados por pobladores que dieron aviso a las autoridades. La Policía Rural, Guardafaunas de la zona y la Dirección General de Coordinación Operativa encontraron los cadáveres, realizaron necropsias y tomaron muestras para realizar estudios toxocológicos y sanear la zona para evitar futuras intoxicaciones de otras especies.

Los estudios de la Fundación Bioandina Argentina demostraron que el envenenamiento fue provocado por ingerir un agrotóxico organofosforado, prohibido en el país pero utilizado en poblaciones rurales como veneno doméstico y urbano. Este tipo de pesticidas son no selectivos y contaminan el aire, el agua, los alimentos y el suelo e incluso pueden llegar a afectar a los seres humanos y animales domésticos o de crianza. Los casos de muerte masiva de especies confirman el fácil acceso de la población a estos peligrosos venenos. En Argentina, cada año se vierten 250 millones de litros de agrotóxicos en los cultivos.
 
Además, en ambas regiones se encontraron cadáveres de aves rapaces, animales domésticos y vacas. Las autoridades argentinas creen que fueron utilizadas como carnada para atraer a los cóndores y otros predadores.
 
Estos ataques se deben a que en distintas partes del país, los productores de ganado aplican veneno sobre animales muertos (como ovejas o vacas) para “combatir” a zorros, pumas o perros que amenazan a su ganado. Últimamente se ha comprobado que el veneno utilizado son agrotóxicos concentrados que son más económicos y accesibles que los venenos tradicionales como los raticidas. Los cóndores –al ser animales carroñeros– son los primeros afectados. Aves Argentinas (BirdLife en este país) están trabajando para que el Congreso apruebe una ley que regule la trazabilidad y prescripción de los agroquímicos. De esta manera, las autoridades pueden tener control sobre la venta y utilización que se les da. En lo que va del año, más de 90 cóndores han muerto en todo el país por estos ataques, que cada vez se repiten con mayor frecuencia a un ritmo que amenaza seriamente la extinción de la especie.

El cóndor andino es una de las aves más grandes del mundo; con las alas extendidas puede llegar a medir hasta 3m. Son animales longevos, que viven hasta 75 años en cautiverio pero tienen un reproducción lenta: tienen una cría cada dos años y ambos padres deben cuidarla durante un año entero, lo que dificulta que su población aumente.